... y reinventarse en Sherbrooke

sábado, 9 de enero de 2010

Divagues y tiempo libre

Si bien terminan las vacaciones de las Fiestas, el invierno acaba de empezar. Es cierto que ya hace meses que las temperaturas están muy lejos de los 20° a 35°C del verano, pero también es cierto que oficialmente el invierno comenzó el día del solsticio de invierno, o sea el 21 de diciembre, y aun no hace de ello ni un mes.
Uno de los mitos que oíamos más entre nuestros amigos y familiares antes de venir para Canadá era que en invierno la vida como que se congela junto con la tierra, las aguas y las plantas. Actualmente, con tanta información que se encuentra en la web, es más fácil darse cuenta que no es así, la vida sigue, sigue el trabajo, la escuela y toda la parafernalia rutinaria que hacen a la vida en una ciudad de un pais desarrollado: transportes, comunicaciones, servicios, comercio, etc.
Pero a pesar de todo ello, lo que sigue resultando difícil de imaginar para muchos, es qué hacemos con nuestro tiempo libre. ¿Nos encerramos como osos hibernando a fin de pasar el tiempo, oscuro y frío, bajo una mantita, o quizás leemos de todo hasta que nos salgan letras por las orejas? ¿Nos atiborramos con litros de chocolate o café o té o mate cocido caliente? ¿QUÉ hacemos?
La idea de patinar o eskiar o deslizarse por la nieve parecen cuentos fantásticos o de películas, que son posibles en el invierno europeo o en el estadounidense, pero con el "frío canadiense" NO, o al menos esa parece ser la idea de mucha gente.
Otro tema es que generalmente se asocia el concepto de "disfrutar el tiempo libre" con el de "gastar dinero", y resulta que eso no siempre es cierto.
Algo que me encanta de este pais es la importancia que dan a la forma de usar el tiempo libre. Incluso me sorprendió que uno no deba escribir en su C.V. nada de índole personal, pero si está bien visto el hablar de las actividades de "loisir" o de las aficiones extralaborales que cultivamos en nuestro tiempo libre. Música, deportes, cine, fotografía, lectura, artes, todo vale a la hora de demostrar al futuro empleador que somos emocionalmente sanos porque gerenciamos nuestro estrés a través del disfrute de alguna actividad que nos apasiona.
Y eso es un ejemplo digno de imitar, creo yo, en nuestros paises donde debemos hacer trabajo hasta en nuestras casas para mostrar al jefe nuestro interés en el puesto, mientras que otros planillean sus influencias de fuentes diversas.
Bueno, todo ese divague para explicar que a pesar de que las vacaciones de fin de año llegaron a su fin, la salud mental se mantiene en el largo, frío y oscuro invierno canadiense, aprovechando los momentos de sol y de sombra para hacer lo que nos de la gana! Y eso generalmente incluye muy poco gasto de dinero pero mucho de energía y diversión.
Claro, siempre y cuando la temperatura permita respirar sin que se te congele el aliento!
Es por eso que nosotros nos dedicamos a deslizarnos, como pueden ver aqui o aqui, o a patinar... o a intentar aprender a hacerlo! Para ello el parque de vecindad más cercano a nuestro apartamento es suficiente.

Lo importante es que la vida sigue, la salud física y mental se mantienen y la familia encuentra tiempo y actividades para reforzar sus lazos... cosas que incluyo en el punto "calidad de vida" del listado de razones que nos hicieron decidir por este pais y que cada día nos reafirma en lo correcta de la elección.

3 comentarios:

librian dijo...

me agrada tanto ver a todos asi...compartiendo tiempo juntos...tiempo que aqui en Paraguay casi no tenias! claro que tomaron la opcion correcta!! les quiero mucho!!

Leo dijo...

es que patinar esta muy bueno, incluso cuando no lo sabes hacer.
saludos

Luz dijo...

Es como un sueño hecho realidad.. y haberlo logrado, es todo lo que importa hermana! Besotes!!

Nos estamos viendo!

Web Pages referring to this page
Link to this page and get a link back!