... y reinventarse en Sherbrooke

sábado, 17 de mayo de 2008

Medio día

Las aguas serenas de la laguna,
los pececillos de brillantes colores nadando cerca de la superficie del agua,
los pajarillos trinando los más bellos sones,
los gorriones revoloteando y posándose sin miedo cerca de mi mano,
las florecillas abiertas y amarillas como pequeños soles, desplegadas por millares sobre la verde alfombra de césped,
mientras que el astro rey refulgente calienta el aire, al azul del cielo y los blancos copitos de las semillas arrastradas por la brisa primaveral.
Es medio día, la brisa fresca mueve los juncos de la orilla y al verlos recuerdo las manecillas del reloj.
No, aun no transcurrió una hora, aun tengo tiempo de disfrutar de ese pedazo de vida plena y palpitante, que paradójicamente se encuentra justo frente a donde hay tanto dolor humano que mitigar...
Hoy almorcé en el jardín del hospital...

9 comentarios:

Hector Torres dijo...

WOW!, que poetisa!!

Saludos.

Jacqueline dijo...

A ti y a mi nos atacó la primavera y nos pusimos blanditas ♥

Angela Burbano dijo...

Qué bello, Irmi.

ana dijo...

Muy bonita descripcion de tu entorno, pero te siento nostalgica o es solo impresion mia.Sigue adelante amiga, mitiga el dolor hasta donde tu puedas que tu cosecha, no lo dudes, sera preciosa,te quiero mucho.ANA.

Leo dijo...

Felicitaciones a la poetisa!
A flor de piel la primavera.
Saludos

Irmi dijo...

Héctor, Jacquie, Leo: la verdad es que ese jardín me encanta, me
transporta, me fascina, me desconecta, y sobre todo, me inspira. Realmente es bello.

ANITA: más que nostalgia, lo que siento en ese bello lugar es el mismo sentimiento que me persigue desde niña y que me hizo desear con todas mis fuerzas ser médica, el deseo de terminar con el sufrimiento y dolor de la enfermedad.
Ahora no puedo hacerlo como médica, pero lo que hago, aunque humildemente, contribuye al bienestar de quienes sufren adentro del edificio y no pueden, como yo, gozar de la belleza de cada momento. Eso me basta espiritualmente, me hace feliz, me hace sentir tan plena en el alma como cuando era "La Doctora" en nuestro país. Claro, profesionalmente tengo otras aspiraciones, pero siempre es bueno sentirse bien con lo que uno hace.
Cariños a ustedes y un gran abrazote!

Jorge dijo...

Me parece muy bellos tus sentimientos, como sientes tu profesión, aquellos deseos de mitigar el dolor de los que sufren.
Hacen mucha falta personas como tú en este mundo.
Espero que los canadienses no se demoren mucho en darte la oportunidad de entregar todo lo que sabes.

Alejandra dijo...

Hola Irmi, no se si por la poesía, pero hace como una hora que releo los post anteriores desde que dejaron Paraguay hasta hoy. Son tantos los cambios!!!
Desde el paisaje, la casa, los estados de ánimo, el trabajo pero siempre se mantiene el espíritu positivo frente a los cambios.
Un beso desde Maldonado, Uruguay

Nata dijo...

Veo las fotos y realmente el sitio transmite mucha paz, cosa bien necesaria en un lugar donde va gente con tantos problemas por resolver.

Nos estamos viendo!

Web Pages referring to this page
Link to this page and get a link back!