... y reinventarse en Sherbrooke

jueves, 6 de diciembre de 2007

Bajando velocidades

El sabio consejo que me dieron los muy buenos amigos Alejandra, Arturo y Nelson de ir bajando velocidades ya está en plena ejecución.
Con las renuncias entregadas y las clases universitarias terminadas, ya sólo falta terminar los exámenes finales de una de las cátedras, porque los de las otras ya los tomamos, y algo de trabajo extra de fin de año que me solicitaron en la ONG, pero que puedo realizar en casa y presentar el producto terminado. Y listo.
Para felicidad de mis "terris" ahora paso mucho más tiempo en casa compartiendo con ellas sus vacaciones, me levanto a hora decente, pero me cuesta conciliar el sueño a la noche ya que no acostumbro a dormir temprano.
Ya tenemos los pasajes aéreos, ya vendimos prácticamente todo lo que pensábamos vender, ya clasificamos las ropas y metimos las de invierno en las maletas gracias al ardiente verano, falta cargar los cajones de libros y poca cosa más. Por lo demás ya sólo estamos esperando que pasen los últimos 45 días, que corren bastante rápido gracias a las despedidas y a las fiestas de fin de año.
Otra cosa que aun no termina es el trámite jubilatorio de la función pública que dejo, ya que me corresponde percibir una fracción por tener poco más de 10 años trabajando para el Estado.
En cuanto a la llegada a Sherbrooke, ya contactamos con el bénévole que nos esperará en el aeropuerto de Montréal para llevarnos a Sherbrooke, donde unas excelentes personas de corazón generoso y muy abierto nos ayudarán (y ya lo están haciendo) para que el cambio repentino de vida no sea tan brusco ni tan frío. A estas personas, que saben bien quiénes son, les estamos profundamente agradecidos.

2 comentarios:

Gus dijo...

Muy bien! Todo marcha viento en popa! Siempre adelante entonces!

Espero que nos vengas a visitar al nuevo blog del "MUSEO" ! Busca el link en rojo...

Un beso.

Irmi dijo...

Hola Gus!
Justamente ayer encontré el link y seguí hasta el final del arcoiris, para encontrarme con el tesoro de imágenes que han acumulado todos los colaboradores del Museo.
Me ha encantado el paseo y voy a seguir visitándolo aunque ya no voy a quedarme en Montréal los primeros días como era el plan original.
"¡Será hasta que sea!!"
Ojalá que no tengamos que esperar mucho para conocerla. Gracias a ustedes que la quieren tanto y nos la presentan en sus diferentes facetas, he formado una impresión cálida y suavecita de Montréal, como un felpudito donde cobijarse del frío.
Ahora estoy abocada a conocer lo mejor posible a la pequeña Sherbrooke para tener con ella una amistad de confidentes y de colaboración incondicional, como dos "mejores amigas" adolescentes. Espero que lo logremos. Lo que me preocupa es que llegaremos en época de ánimos climáticos un poco subidos, ¡ojalá que no la encontremos muy enojada!
Y, como decís, seguimos adelante!
Saludos calurosos desde el tórrido verano del corazoncito sudamericano

Nos estamos viendo!

Web Pages referring to this page
Link to this page and get a link back!