... y reinventarse en Sherbrooke

lunes, 12 de noviembre de 2007

Les frontières de la médecine (Publicado en "Cyber Sciences")

Novembre 2007.
Les médecins formés à l’étranger sont deux fois moins nombreux au Québec que dans l’ensemble du Canada. Nos exigences sont-elles trop élevées?

Par Catherine Dubé
Le docteur Comlan Amouzou n’a plus de docteur que le titre. Ce Togolais d’origine, qui a pratiqué la médecine à Paris pendant huit ans, aimerait bien soigner son prochain. Mais au Québec, il n’en a pas le droit.
Depuis son arrivée, en 1995, son diplôme de premier cycle a été reconnu et il a réussi les examens du Collège des Médecins. Mais pour obtenir son droit de pratique, il devra «refaire sa résidence». Pénurie de praticiens ou pas, le Collège des Médecins ne fait pas de passe-droit. Seuls les docteurs des États-Unis et ceux des autres provinces canadiennes en sont exemptés car, là-bas, les programmes d’enseignement sont semblables à celui du Québec.
«Les médecins étrangers nous disent que le corps humain est partout pareil. C’est vrai, mais la discipline, elle, n’est pas la même partout, dit le secrétaire du Collège, le docteur Yves Robert. Greffer un médecin d’un système de santé à un autre est une opération délicate. Certains n’ont jamais vu un appareil de résonance magnétique de leur vie, alors qu’ici, on prescrit ce type d’examen tous les jours. Ils ont l’habitude de traiter des maladies infectieuses rares, mais n’ont vu que quelques cas d’infarctus au cours de leur carrière.»
Les années de résidence permettent aussi à ces médecins de comprendre le fonctionnement du système québécois et d’intégrer quelques subtilités culturelles: «Il y a des pays où le docteur a un statut très élevé. Si son patient le questionne sur son traitement, il peut aussi bien répondre que ça ne le regarde pas», note Yves Robert.
Même les praticiens européens doivent parfois refaire leurs classes. Les gynécologues français, par exemple, n’ont pas de formation en chirurgie, un problème quand vient le temps de faire une césarienne.
Après s’être pliés à un stage d’évaluation clinique de trois mois au terme duquel on décide de leur sort, ces médecins refont donc leurs études, en tout ou en partie. S’ils se contentent d’un permis restrictif, limitant leur droit de pratique à un hôpital en particulier et à certains actes, cela peut être assez rapide. C’est plus corsé pour ceux qui doivent faire leur résidence. Au printemps dernier, plus d’une centaine de médecins venus d’ailleurs sont restés sur le carreau, alors que 81 places de résidents demeuraient vacantes dans les hôpitaux. Ils ont formé la coalition Médecins d’ailleurs, présidée par le docteur Amouzou, et ils ont porté plainte devant la Commission des droits de la personne, qui a accepté de faire enquête. Il est vrai que la proportion de médecins formés à l’étranger est deux fois plus faible au Québec (11%) que dans l’ensemble du Canada (22%).
Les facultés, responsables des admissions des résidents, se défendent pourtant bien de faire de la discrimination. La situation est épineuse, reconnaît le docteur Réjean Hébert, président de la Conférence des doyens des facultés de médecine: «Quand on admet en résidence des gens formés à l’étranger, ils ont plus de difficultés que les autres», note-t-il. Les universités en admettent, et même plus qu’avant. Leur nombre est passé d’une quinzaine au tournant des années 2000, à plus de 50 par année depuis 4 ans. Mais le taux d’échec (abandon ou exclusion) de ces médecins formés à l’étranger est de 11% alors qu’il n’est que de 2% pour les autres.
Le docteur Jocelyn Delorme, qui a déjà supervisé des résidents étrangers, le confirme: «Certains ont des lacunes tellement majeures qu’ils sont dangereux dans un hôpital.» Comment alors séparer le bon grain de l’ivraie? Comlan Amouzou a une suggestion: «Plusieurs provinces canadiennes offrent un stage d’immersion de 6 à 12 mois, destiné spécifiquement aux praticiens diplômés à l’étranger. Leur taux de réussite pendant la résidence est ensuite beaucoup plus élevé.» Le docteur Hébert n’est pas contre. Mais où trouver les médecins pour les superviser, alors qu’ils sont déjà débordés?
En attendant, pour ne pas perdre la main, le docteur Amouzou offre ses services à Médecins du monde. Il est allé au Soudan, soigner les victimes de la crise du Darfour. Là-bas, on n’a pas les moyens de refuser les services d’un médecin, peu importe sa formation initiale.

COMENTARIOS:
1. En lo que concuerdo es en que para ejercer mejor, se DEBE conocer el organigrama, las funciones y cómo opera el sistema de salud. Ni punto de discusión en esto.

2. Me resulta inaceptable que un criterio para darle trabas a los diplomados fuera de Norteamérica sea que algunos médicos del extranjero "no hayan visto jamás" un aparato de IRM. Desde el vamos, para acceder a la migración es necesario cierto nivel de ingresos económicos, evidentemente si los médicos ejercieran sólo "por montes y selvas" (como parece que creen estos señores), probablemente no lo tendrían. Es más, ni siquiera todos los que ejercen en las ciudades, utilizando toda la tecnología vigente, están a veces en condiciones de afrontar este proceso con pago doble: a Québec primero y a Canadá después...

¡Vaaaamos!!!! ¡Déjense de jodeeeer!!! Es la excusa más pobre y ridícula que ví en mi vida.

3. La mayoría de los médicos que llegan han debido tener formación de post-grado, ya que ese es el medio para obtener puntajes altos y ser seleccionado por Québec. ¿Por qué se empeña el Colegiado de Médicos de Québec en menospreciar la formación extranjera si para obtener los CSQ hemos demostrado que nuestros estudios fueron avalados por la misma OMS (Organización Mundial de la Salud)? Porque sepan ustedes que si la Universidad y Facultad de Medicina de la cual procede el diploma no cuenta con el aval de la OMS, no se nos reconoce ¿Y entonces?
Por lo visto que los del Colegiado de Québec saben más de medicina que la propia Organización Mundial de la Salud...
Mejor lo dejo por aquí nomás. La hipocresía es una de las cosas que más detesto en la vida... y me la tengo que tragar si pienso seguir el proceso de validación...
Hecho el berrinche desahogador, es justo decir que ya sabía que esto es así, pero cada vez que lo recuerdo ¡¡¡me da cosas!!!
(Paz, paz, calma, suspiro...)
Así que hoy me quedo con esta oración, que viene muy al caso:

"¡¡¡DIOS!!!

Dame FORTALEZA para cambiar lo que debe ser cambiado
Dame PACIENCIA para aceptar lo que no puedo cambiar
Y SABIDURÍA para reconocer la diferencia!!!"

13 comentarios:

martin dijo...

Irmi,

La realidad es mas dura de lo que esperas. Un amigo medico peruano, que esta aqui en Quebec 3 años, finalmente, ha presentado sus papeles a España, donde espera dar sus examenes a inicios del proximo año. El ha estado trabajando en una fabrica de procesamiento de alimentos, ganando $15 la hora. Ahorrando para poder moverse. En todo este tiempo las noticias que aparecen en la prensa y los comentarios de los medicos que estan a la espera de una oportunidad (despues de pasar los examenes) son descorazonadoras.

Sobre el nivel que ellos esperan de los inmigrantes, y la opinion que tienen de nuestro nivel de educacion, es cultural, los forman asi desde la escuela primaria. Mi hija menor esta haciendo el 4to grado de primaria. Y en su libro de texto, que les da el Ministerio de Eduacion, la lectura sobre Peru dice textualmente ..."la mayoria de los niños peruanos no asiste a la escuela...., los principales medios de transporte en Peru son a pie, y en burro "...
Increible, pero los educan para pensar que en los paises de Latinoamerica, casi nadie va a la escuela y que vivimos en condiciones primarias.
No me sorprende que luego eso se refleje en las opiniones que emiten en otro contexto, como la gente del Colegio Medico.

En fin, paciencia y fuerza. Te toca lo mas dificil.

Irmi dijo...

¿Tan AGRESIVA así es la ignorancia???
¡Qué bárbaros!!
Lo poco que conocí de Perú (Lima y alrededores) no es ni de costado parecido a eso!! Es cierto que hay pobreza, como en todas las "favelas" que rodean a las capitales, pero de allí a lo otro hay mucho trecho.
Cada vez me mentalizo más de que me volveré estadígrafa al paso que marchan las cosas. Pero bueno, el tema es mejorar la calidad de vida familiar.
Si como valor agregado acompaña la realización profesional, bienvenido sea. Pero no será por falta de empeño si eso no se da, nosotros vamos dispuestos a la lucha!
Gracias por tu comentario.
Saludos!

Nicolas Melgarejo dijo...

Hola Volar, hace unos dias escuche en un programa radial que Toronto era la ciudad con mas medicos trabajando como taxistas, y eso que Ontario es la primera provincia que tiene una ley especial para el reconocimiento de los profesionales formados en el extranjero.
Despues de preguntar, investigar, escuchar comentarios y ver in situ, mi opinion personal es que en este pais hay mucho proteccionismo (llamese discriminacion o racismo) a favor de los ciudadanos nativos, una forma de protegerse y a la vez de no quedarse desempleados, el nivel intelectual de los canadienses no es superior al de los paraguayos, peruanos, argentinos, mexicanos, etc, es mas, a veces en ciertas oficinas gubernamentales y privadas uno ve la escasa preparacion de la gente que ocupa puestos importantes, hay que dar oportunidad a los inmigrantes, pero no a todos, solo a algunos, porque de lo contrario nosotros nos quedamos sin trabajo pareciera ser la idea y el pensamiento local, total en lineas generales a los inmigrantes se les trae primero para poblar el pais. Aclaro que no hay que generalizar, hay muchos inmigrantes ocupando puestos importantes en distintas profesiones (entre ellos paraguayos), hay muchas familias que tienen un mejor nivel de vida de lo que tenian en sus paises, hay muchos inmigrantes que se volvieron millonarios,ya depende de cada uno para llegar al objetivo, algunos se rinden ante los primeros obstaculos y otros logran llegar al objetivo, yo creo que el proceso de inmigracion no es solo luchar para conseguir la visa de inmigrante, hay que prepararse, informarse, trazar metas, buscar la conveniencia, porque Canada ya no es el mismo pais de la decada de los 80 donde en tu casa recibias propuestas laborales, ahora uno ve muchas ofertas de trabajo, pero hay que ir a competir con otros y demostrar capacidad para ocupar los puestos, a muchos les cuesta, no es facil, pero tampoco yo veo que es imposible.
Seguimos en linea.

Los Marge dijo...

Me dió una cosa cuando leí eso... pero es cierto que piensan que estamos con la pluma, solo después que te conocen un poco se dan cuenta. En la facultad el nivel no es mejor que en nuestras universidades. La única cosa que es cierta es que hay que lidiar con otros dos idiomas, que está todo muy protocolizado, que hay alguna que otra cosa sofisticada que aprender, que le dan mucha importancia a la estadística,que está TODO informatizado y con miles de medidas de seguridad, pero que con un stage de pocos meses uno se pone en honda.
En enfermería pasa lo mismo. Yo tengo una amiga médica que optó, por ahora, estudiar enfermería en CEGEP,que le reconoció varias materias, ya se recibe, ya tiene trabajo y su meta es ejercer la docencia en poco tiempo.
Otros decidieron sortear la Ordre haciendo doctorados y post doctorados en investigación, hasta la eternidad y con muy buenas becas! otros siguen la haciendo pasito a pasito los exámenes de la Odre, otros que entran con el permiso restrictivo y están contentos con eso.
Cada uno deberá buscar su propio camino.
Saludos
Alejandra

Mariel dijo...

Como siempre, las palabras de Alejandra son sabias. Coincido con ella, hay que buscar de a poquito el camino. Es importante superar la primera etapa, que es la de la crisis de identidad. Da mucha rabia tratar de explicar tu situacion, cuando todo el mundo te dice: "Pero como, si necesitamos tantos medicos!". Nadie sabe como es la realidad del Inmigrante medico. Lo importante es que la bronca no te consuma, porque paraliza y no de deja pensar claro. Uno siempre debe acordarse del porque tomo la desicion de Inmigrar y eso siempre te da fuerzas.
De a poquito todo se va dando...No te pongas mal por anticipado :P Y rodeate siempre de gente positiva !

Un abrazo!

Irmi dijo...

Nicolás:
Me dijiste algo parecido con anterioridad, aquí en casa si mal no recuerdo, y sigo dándote la razón. ¿Te acordás? "Cada quien sabe cuál fue el objetivo que se trazó y cómo mide si tuvo éxito o no", algo así me dijiste hace un tiempo, y sigue siendo cierto.
Nuestro objetivo no es ser millonario, sino mejorar la calidad de vida. Si para ello debo cambiar de profesión, pues lo haré, no me caben dudas. Amo mi vocación y profesión, pero creo que no me sentiría insatisfecha si tuviera que cambiarla, al fin que ya tuve varios años de satisfacciones y tristezas con ella, años que en promedio me resultan positivos y aleccionadores acerca del sentir, pensar y vivir del ser humano doliente.

Alejandra:
Qué bueno que insistan tanto con las estadísticas (lo siento, se que no te gustan, jeje) porque quizás así encontraré trabajo antes que como médica. Es una buena opción para mí, y si debo ir al CEGEP para empezar, pues iré, no estaría nada mal convertirme en colegiala, (se de alguno a quien le gustaría verme con coletas y una paleta, jijiji)
Bromas aparte, en realidad una de mis opciones (creo que era el "plan C") era esa misma. Y una vez que trabaje, valorar si sigo con la validación o no, de acuerdo a la duración de la residencia que me reconozcan, los costos, las ofertas laborales, y otras cosillas más.

Mariel:
Muy buen consejo!! Gracias por tu positividad también!

Arturo dijo...

La ignorancia en general y en particular sobre Latinoamerica es abismal.

La mayoria son especialistas un area peque&ita.

Son muy buenos en eso y nada mas.
Si les hablas fuera de esa especialidad ya no saben nada.

Tiene sus ventajas.
Son productivos y se concentran en su peque&o trabajo.

Pero el conocimiento enciclopedico es cais inexistente.

Ya lo veras.

Hay que estar dispuestos a REINVENTARSE.

Suerte!

Arturo

p.d. Incluso a nosotros los informaticos nos es dificil aunque no exista ninguna orden que controle y limite el ejercicio de nuestra profesion.
Para muestra el caso de Gabriel.
Yo tarde mas de 7 meses en encontrar mi primer empleo en mi area. Ya estaba desesperado.

Irmi dijo...

Arturo:
Le diste en el clavo a dos cosas:
1) Algo que debe estar en el vocabulario de todo migrante: Hay que estar dispuestos a REINVENTARSE
2) Un tema que me preocupa: la DESESPERACIÓN.
Porque ya oí bastante acerca de que existe un problema con la salud mental en Canadá, pero desconozco la realidad de la situación.
Hace un tiempo que me vengo preguntando cuál será la tasa de de ciertas enfermedades en Canadá, en Québec, en las ciudades y regiones, especialmente de cuadros como angustia y depresión, entre migrantes versus nativos, entre migrantes por tiempo de llegada, entre migrantes considerando sus metas y logros, etc...
¿Es que existe alguna "encuesta de satisfacción" (por llamarla de alguna manera)entre los migrantes a corto, mediano y "largo" plazo?
Y ¿a qué viene todo esto? A que considero importante en el proceso de preparación el ir conociendo las fases (o las "estaciones" como dice Gus) para saber hasta qué grado llega el problema.
Muchos quizás dirán que la respuesta emocional de cada uno depende de sus valores, su formación, su fortaleza, su fé, etc. Pero no hay que menospreciar la patología social y / o personal que puede envolver a los migrantes cuando la sociedad "de acogida" no es tan acogedora... Y eso está estudiado en muchos países europeos, quizás también en Canadá.
Sólo para investigar y accionar en consecuencia, voy a buscar información a ver qué encuentro.
Saludos!

Alejandra Lynch dijo...

Yo he visto mas desesperación, frustración y depresión en la gente local que en el inmigrante (la tasas de suicidio en Canadá son altas)por qué? : el límite de frustración es muchísimo mas bajo que el nuestro. A lo largo de nuestra vida hemos tenido tantas pequeñas frustraciones en nuestro entorno social que nos hacemos inmunes a ciertas cosas de las cuales aquí "paniquean" o en francés "je suis paniqué" por asuntos de los que vos te matarías de la risa.
El inmigrante (o por lo menos el de mi entorno) tiene un sostén afectivo dentro del grupo que ha formado y en general está menos solo que muchos quebecoises. Yo he pasado por muchos períodos: tristeza, depresión pasajera, ganas de volverme, frustración de no poder trabajar de lo que lo hacía antes, pero me ayudaron mi familia, mis amigos (sin saberlo porque yo trataba de no demostrarlo) mi blog, mi entorno, mis propios compañeros quebecoises. Uno pasa por muchos humores y para eso hay que estar preparado, pero el saldo es positivo a medida que pasa el tiempo. Es como la historia del águila que para seguir volando debe retirarse un tiempo y arrancarse las uñas y las plumas viejas, no sin dolor e incomodidad, para que le crezcan unas nuevas y pueda seguir volando con todo su esplendor.
Saludos y perdonen la verborragia.
Alejandra

Arturo dijo...

Totalmentre de acuerdo con Alejandra Lynch.
Aqui la gente se deprime y se rasga las vestiduras 'por naderias'.

En las oficinas seguido me toca ver gente que deja de trabajar por un "burn-out".

El nivel de estres que soportan estos quebecos es bajisimo, con un poquito de presion ya se sienten sobrepasados.

Saludos

Paola Bianchi dijo...

Sumándome al debate, creo que es también lo que pasa en USA y en muchos países de Europa (por lo menos por lo que me ha tocado ver en colegas dentro de la misma empresa donde trabajo y en otras donde he trabajado).
Como se dice comunmente, "se ahogan en un vaso de agua"
Tan simple como eso.
No logran percibir muchas veces la imagen completa y se quedan viendo "el árbol".

En cuanto a la ignorancia, es algo que se encuentra en todos lados. Tal vez no lo veamos tan seguido, pero si nos ponemos a ver en detalle, hasta a nosotros nos ha pasado alguna vez.
Creo que es cuestión de armarse de paciencia y dejar que las cosas que te digan por ignorancia "te resbalen"

Por último, coincido plenamente con tus comentarios.
Ahora, sabiendo cómo es de difícil obtener la reválida en Québec (o cualquier parte de Canadá), me gustaría saber qué es lo que te hacen volver a estudiar.
No lo digo sarcásticamente (evidentemente los seres humanos no diferimos tanto unos de otros... ja), sino de verdad... qué materias te hacen volver a tomar?
Seguramente tendrás que pasar un examen de idioma, que dentro de todo es lógico. Tal vez algunas materias tengan que ver con las leyes (sé que allá el tema de liability es muy importante). Por lo demás... no se me ocurre!

Pero bueno, más allá de todo esto, hay que pensar en positivo como dicen las chicas y darle para adelante!
:)

Irmi dijo...

No sé para las demás carreras, pero para medicina es algo "complicadito" (y sí, lo digo muy sarcásticamente).
Creo que la respuesta es digna de un post.
Lo prepararé y trataré de publicarlo en la noche.
Saludos!

Paola Bianchi dijo...

Para las demás, hay muchas que si y otras tantas que no, según tengo entendido.
La mía y la de mi marido por ejemplo no, porque son marketing y sistemas.

No sé bien cómo explicar la sensación que tengo, pero aquí va una aproximación: creo que las más jodidas son las que tienen relación con la salud y/o bienestar de la población.
Me explico mejor: por ejemplo un ingeniero, si se equivoca puede causar graves peligros con un mal cálculo de estructuras y temas relacionados a la construcción; un abogado, si te representa mal puede mandarte a la cárcel sin quererlo de por vida.
En el caso de los médicos es aún peor, porque tienen en sus manos la vida del otro (para bien, por supuesto).
Y después tenés algunas otras como contadores que son profesiones reguladas en cualquier país del mundo porque responden directamente al fisco y a las leyes.

Espero que más o menos se haya entendido lo que quise decir y no suene a burrada... jaja

Nos estamos viendo!

Web Pages referring to this page
Link to this page and get a link back!