... y reinventarse en Sherbrooke

miércoles, 3 de octubre de 2007

Ella

- ¡Me dio un golpe que me dejó sin aire y me curvó completa!... -

Bueno, no fué literalmente así, porque no fue físico sino moral. Ella me dio un golpe en la boca de mi alegría, en el corazón de mi ilusión y en el hígado de mi egoísmo.

Ella es una mujer de complexión pequeña, con simpáticas arruguitas alrededor de los ojos que delatan su afición a la sonrisa y a las expresiones cariñosas, camina despacio porque le falta el aire si se apura.

Ella es una mujer anciana, una señora, que viene al menos una vez por mes a consulta por real necesidad.

Y, me duele decirlo, como ella hay varias personas, algunas mayores y otras no tanto, con o sin familias, que sufren problemas crónicos, que buscan un poco de salud y un mucho de calidez humana, personas que ahora se están enterando que el próximo año no estaré más cerca de ellos y que reaccionan humanamente en consecuencia.


Me doy cuenta que para muchos mi ausencia será realmente notoria, quizás hasta un motivo de preocupación o dezasón, ya que no es fácil en esa situación volver a comenzar una relación tan delicada y que demanda tanta confianza en un profesional que en otras circunstancias hubiera sido un perfecto extraño.


Siempre pensé que,
profesionalmente hablando, nadie es imprescindible, que si alguien falta otro ocupará su lugar y no es que me desdiga al respecto, pero no puedo menos que admitir que no sólo será difícil para mi familia y para mí el volver a empezar, también lo será para esas personas que hoy me miran con tristes ojos brillantes mientras esbozan apenas y con esfuerzo una sonrisa suave y dulce diciendo "¡Felicidades, que todo le vaya muy bien en su vida y con su familia!". Como ella generosamente lo hizo hoy...

- Bien, me tengo merecido el golpe ¡Me dió una lección!

IMAGEN: Inca Quesada Bayona. ABUELITA óleo s/ madera

1 comentario:

WallyxMan dijo...

Es normal y duro pero son las cosas que a veces se viven como "al pasar" pero así es la vida, un camino con muchas vueltas, quizás ahora como una etapa, luego como un recuerdo, mañana como una ilusión, pero nada, es el juego que tiene mucho por ofrecer, oportunidades y momentos. Quizás eso que ahora tienes como un dejo de tristeza, por la gente que dejas lo puedas transformar en esperanza cuando puedas vos también ayudar, tal vez de una forma diferente. Así que, el vuelo ya está listo, respirar hondo y a remontar. Mucha fuerza y toda la suerte.

Nos estamos viendo!

Web Pages referring to this page
Link to this page and get a link back!