... y reinventarse en Sherbrooke

lunes, 30 de julio de 2007

30 de julio: Día de la Amistad




En Paraguay se celebra en esta fecha el "Día de la Amistad", a diferencia del "Día de los Enamorados" que se recuerda el 14 de febrero.
Lo habitual es felicitar a los amigos y compartir un momento de celebración.
El tradicional asado, los sabrosos postres, la riquísima torta...
Lo más rico de todo no fue lo que comimos sino el momento sabrosísimo que compartimos.
Creo que una de las cosas que más valoro de este proceso migratorio es la posibilidad de conocer gente con ideales y principios parecidos a los nuestros y a quienes probablemente no hubiera encontrado de no ser por la situación que enfrentamos.
Algunos muy jóvenes, otros con más años pero con igual juventud en el corazón, gente que busca mejorar, dar a sus seres queridos un futuro lleno de oportunidades, de esperanzas.
Gente con la queremos formar lazos casi casi familiares para sofocar la nostalgia en tierras lejanas.
Y como "yapa" o premio sorpresa, la amistad de todos los que no estuvieron presentes físicamente, a muchos de los cuales aún no conocemos en persona pero de quienes recibimos el afecto y apoyo a pesar de la distancia: los amigos compatriotas y los de otras nacionalidades también, migrantes todos, quienes aportan sus consejos, conocimientos, experiencias y opiniones, todo muy valioso.
Para todos, aunque no les pueda enviar el sabor ni el olor de su porción de asado y torta, recíbanlas como homenaje, aunque sea por los ojos.
¡¡Cariños y felicidades para todos los amigos y amigas!!

miércoles, 25 de julio de 2007

Hoy me siento pollito



Hoy estoy algo en baja, estuve febril, como cansada... ¡maldita gripe!

Pero... no, alto, no es sólo la gripe... Esta taquicardia, estos temblorcitos...

Mmmm, no puedo negar que me preocupa...



¡ES QUE AUN NO LLEGA EL BENDITO CORREO!!!!

Ejemmm. Ya sabía de los tiempos de espera del proceso migratorio, ya estamos 9 laaaaaargos meses en esta ya no tan dulce espera, y seguimos en ella.
Pero bueno, las órdenes para exámenes médicos aún no han llegado a pesar de que por email nos informaron (¡hacen ya 10 días!) que las estaban enviando.
En la oficina de Correos dicen que hay problemas de vuelos desde el exterior y que el correo en general se atrasará otra semana...
Y sip, hoy me siento pollito, encerrada en una cáscara gruesa de aislante tercer-mundismo.
Toc, toc, toc... ¡Déjenme saliiiiiirrrr!!!!

domingo, 22 de julio de 2007

TRABAJO EN EQUIPO

No se si les pasa a todos, pero a veces siento ternura, a veces exasperación.... me refiero a mi hija adolescente de 12 años.
Me hace gracia verme reflejada en muchas de las cosas que hace, como eco de las que yo hiciera años atrás: creer que soy más astuta que mis padres, que ellos ya no están en lo que "pega", escuchar música que a ellos les molesta... y otras cosas por el estilo.
Pero me desespera pensar en que al llegar a Québec ella cumplirá 13 años, podrá quedarse en casa sin precisar niñera, y eso es lo que me preocupa.
Ella es muy joven, no mide aun la importancia de que cada uno tenga su rol, sus funciones de acuerdo a su edad, para el equilibrio familiar en el hogar. Sabe que al ir creciendo sus responsabilidades en el hogar aumentarán, lo sabe, pero no lo acaba de aceptar. Y yo sé que todo esto es parte de crecer, que es duro de aceptar, que para muchos sería maravilloso poder ser una criatura sin responsabilidades eternamente.
Sólo que la vida me exigió muy rápido aprender las mías. Y ahora lucho con la cara larga de mi hija, con sus expresiones de tirria, sus bufidos, sus ojos en blanco y brillantes, que aguantan las lágrimas de enojo cuando le llamo la atención por lo que debió hacer y no hizo.
Espero que ella comprenda pronto que si aquí es importante aprender a desempeñarse para poder luego aplicarlo en la vida adulta, allá lo será aun más porque no estará la abuela que hace lo que ella dejó de hacer o la primita que la ayuda para terminar más rápido.
Espero que la lección que le deje todo este intríngulis etario sea que si aceptamos con responsabilidad la tarea que nos corresponde y la hacemos con rapidez y de la mejor manera, la consecuencia es que aprendemos a trabajar en el equipo que constituye la sociedad misma y a hacer frente a la vida con la plenitud de nuestras facultades personales, morales y espirituales... Amén!!!

miércoles, 18 de julio de 2007

Consuelo

Esta semana fue dura para nuestro espíritu y para mi gastritis nerviosa...
Tuvimos la felicidad de la noticia de que unos queridos amigos recibieron sus órdenes de exámenes médicos, y a la vez recibimos la pesada preocupación de saber que a nosotros no nos llegaban aun las nuestras a pesar de haber remitido antes que ellos la solicitud a la Embajada canadiense.....
Que nervios, terribles, ¡¡que angustia!! Lamento no haber podido celebrar como mis afectos me pedían la alegría de los amigos, les pido disculpas a ellos porque ellos mismos quedaron con la preocupación de no saber que ocurría con nuestro proceso...
Pero tras insistir (como gotita en la piedra...) enviando y re enviando emails a la embajada (lo admito, estuve requete pesada!), obtuve por fin la respuesta de que ya nos están enviando las dichosas órdenes.
Así que leyendo el email, gritamos como locos de contentos, nos abrazamos y celebramos... eso fue anoche, y siguió así el día de hoy.
Pero esta noche se me apretujó el corazón: mi hija mayor (12 años), mi princesa, mi debilidad y mi fortaleza, se me desplomó. Empezó a llorar a escondidas hasta que su hermanita, mi Palomita de 7 años, la descubrió y me lo contó. La abracé y pregunté que pasaba.
Me dijo que le duele dejar todo, que sus amigas le harán falta, que si su perrito, su primita, sus compas del cole, en fin, su mundo, su vida...
Tuve que apretar la mandíbula y hacer fuerzas para no pensar en lo que dejamos nosotros: mi hermano, compadre y mejor amigo, mis hermanas (tan diferentes las dos pero las dos únicas a su manera), la mamá del compañero de mi vida, sus hermanas, los amigos, los compañeros de facultad, del trabajo, los lugares que nos gusta recorrer y visitar, las comidas, el idioma guaraní en el día a día, ¡el tereré con los amigos ("con los perros" como decimos aquí)!.... en fin, un listado interminable.
Tuve que apretar la mandíbula y el corazón, encender el cerebro y la bola de cristal para decirle: "Mi vida, es cierto que dejamos todo eso, pero tendrás nuevas amigas, otro perro, nuevas experiencias, nuevo cole y nuevas compas, seguirás en contacto con tus primitas por internet y por teléfono, incluso vendremos de visita. Pero lo mejor de todo eso es que tendrás una nueva vida, que te asusta porque ni te imaginas lo diferente que será, pero diferente para mejor; y sobre todo, un nuevo futuro, uno aun mejor que el nuevo presente que nos espera"
Al terminar de decirlo ella dejó de llorar, yo misma me sentí mejor, y mi belleza mediana (9 años) que sólo contemplaba como espectadora, continuó: "NO, mamá, lo mejor es que ya no voy a tener miedo... de los ladrones y secuestradores especialmente!"
¿Se imaginan? Nueve añitos y respondiendo eso...
¡Definitivamente fue mucho más que un consuelo! Fue como para salir hoy mismo ¡¡¡y corriendo!!!

jueves, 5 de julio de 2007

Que emocion!

Ayer decidimos matar la ansiedad de la espera por las órdenes de exámenes médicos haciendo shoping...
No, no somos así de superficiales, sino que recibimos el muy buen dato de una amiga acerca de venta de ropas y calzados para nieve a excelente precio, aquí mismito, ¡¡¡en este país tropical!!! No lo podíamos creer, así que fuimos a constatarlo en persona...
Ocurre que es una tienda de las caras, pero que tiene ofertas para la temporada de nieve de la vecina Argentina, entonces aprovechamos...
Y como pensamos viajar a Québec en pleno invierno (a pesar de que muchos lo consideran un desatino) es mejor ir preparándose desde ya.
¡No se imaginan las expresiones en las caritas de mis tres bellezas!! ¡¡Qué emoción elegir los colores, los calces de las botas, probarse abrigos, guantes y gorras!!!
Más que la ventaja de la compra, disfruté del espectáculo de sus emociones...
Eso me hizo recordar con fuerza el motivo por el cual emprendimos esta aventura, y ratificarme una vez más en que es lo correcto.
Espero que el próximo año pueda ver sus caritas con esas mismas expresiones de asombro, de novedad, de admiración, de felicidad, viendo la nieve, conociendo la nueva escuela, los nuevos amigos, el nuevo hogar. Esa será la fuente de fortaleza para luchar en el duro mercado laboral profesional quebecois.
En fin, la experiencia tuvo el efecto esperado, el ir de compras sí me dio calma, no por las compras sino por la seguridad de ir en el camino correcto para un mejor futuro...

Nos estamos viendo!

Web Pages referring to this page
Link to this page and get a link back!